Skip Header

Federal Deposit
Insurance Corporation

Each depositor insured to at least $250,000 per insured bank

FDIC Consumer News - Invierno de 2016

Tenga cuidado de las estafas de phishing: no muerda el anzuelo

In English

A los ladrones de identidad les gusta el "phishing" (palabra que se pronuncia "fishing") por Internet y apropiarse de la información financiera personal de los consumidores mediante correos electrónicos y sitios web falsos para engañar a las personas de modo que brinden sus números de Seguro Social, cuentas bancarias y demás detalles valiosos.

Habitualmente, los mensajes de correo electrónico más comunes de phishing simulan proceder de un banco, una tienda minorista o un organismo gubernamental para atraerlo y hacer que divulgue su información financiera personal, y con frecuencia, emplean una variedad de engaños para que el mensaje de correo electrónico tenga un aspecto legítimo. Cabe la posibilidad de que incluyan un gráfico copiado del sitio web de un banco o un enlace que parezcan dirigirse al sitio web de un banco, pero que en realidad conduce a un sitio falso.

También tenga cuidado del "pharming". En esta versión del robo de identidad en línea, un pirata informático secuestra el tráfico de Internet de modo que cuando usted escribe la dirección de un sitio web legítimo, es conducido a un sitio falso. Si introduce información personal en el sitio ficticio, esta es recolectada y usada para cometer fraude o se la vende a otros ladrones de identidad. A continuación se incluyen algunas sugerencias para evitar ser víctima de una estafa por phishing o pharming.

Sospeche si alguien se comunica con usted de manera imprevista por Internet y le solicita información personal. No importa qué tan legítimo pueda parecer el mensaje de correo electrónico o el sitio web. Abra únicamente correos electrónicos que parezcan proceder de personas u organizaciones que usted conozca e incluso en ese caso, tenga cuidado si tienen un aspecto cuestionable.

Por ejemplo, los estafadores pueden acceder a la cuenta de correo electrónico de una persona y enviar mensajes falsos a amigos y parientes, tal vez manifestando que el verdadero titular de la cuenta está varado en el exterior y podría necesitar la información de su tarjeta de crédito para regresar a casa.

Desconfíe especialmente de los mensajes de correo electrónico o los sitios web que tengan errores de ortografía y otros errores obvios. "Debido a que algunas solicitudes provienen de personas que principalmente hablan otro idioma, a menudo contienen una gramática o una ortografía precarias”, afirmó Amber Holmes, especialista en información de delitos financieros de la FDIC.

Recuerde que ninguna institución financiera le enviará un mensaje de correo electrónico y le pedirá que incluya información confidencial como números de cuenta y PIN en su respuesta. De hecho, la mayoría de las instituciones publicita que nunca pedirán información personal del cliente por teléfono ni en un correo electrónico porque ya cuentan con ella.

Debe suponer que una solicitud de información procedente de un banco en el cual usted nunca abrió una cuenta probablemente sea una estafa. No siga el enlace ni introduzca su información personal.

Verifique la validez de un correo electrónico o un cuadro emergente de aspecto sospechoso antes de brindar información personal. Los delincuentes pueden crear correos electrónicos que indiquen que "usted es víctima de fraude" o un cuadro emergente con otro mensaje de carácter urgente para engañar a las personas para que proporcionen información o instalen malware (software malintencionado). Si desea corroborar algo, comuníquese de forma independiente con la supuesta fuente (tal vez un banco o una organización) usando la dirección de correo electrónico o el número de teléfono que sepa que son válidos.

Para obtener más sugerencias, consulte la página de OnGuardOnline (www.alertaenlinea.gov) del gobierno federal.



Skip Footer back to content