Each depositor insured to at least $250,000 per insured bank



Inicio > Análisis de la industria > Investigación y análisis > Actualización de los temas emergentes en operaciones bancarias




Actualización de los temas emergentes en operaciones bancarias

Suscríbase Retire su suscripción Datos de bancos FYI Inicio
Para su información una actualización de los temas emergentes en operaciones bancarias
 

Educación financiera en un ámbito bancario dinámico

5 de noviembre de 2003


Introducción

La transformación del mercado de finanzas de los consumidores ha revalorizado la educación financiera. Mientras que los consumidores pueden disponer de crédito con mayor facilidad que antes, los avances tecnológicos y una nueva gama de productos y servicios para el consumidor han convertido a las operaciones bancarias modernas en un complejo sistema. En este ámbito, es más importante que nunca que los consumidores conozcan sus derechos y las opciones financieras que se ofrecen. Sin embargo, el creciente endeudamiento de los consumidores y los altos niveles de presentaciones de bancarrota sin precedentes dejan dudas en cuanto a los conocimientos financieros de los consumidores; y el número constantemente alto de hogares que no están bancarizados plantea la cuestión de hasta qué punto el sistema financiero está atendiendo de manera efectiva las necesidades de todos los norteamericanos.

La creciente disponibilidad de crédito y el cambio en el perfil demográfico en EE.UU. han abierto grandes grupos de potenciales clientes bancarios. Este cambio ha brindado a las instituciones financieras numerosas oportunidades, y también desafíos, en su afán por llegar a nuevas poblaciones con sus productos y servicios. En muchos sentidos, la extensión del crédito a tomadores de préstamos que anteriormente estaban desatendidos —y la tendencia hacia la "democratización" de los servicios bancarios en general—ha generado notables beneficios para los bancos y para sus clientes. Pero esto también tiene sus desventajas; los consumidores sin experiencia pueden aceptar acuerdos financieros desfavorables y tentar a unas pocas entidades inescrupulosas a realizar prácticas perniciosas, como los préstamos abusivos.

La educación financiera es la primera línea de defensa del consumidor contra el fraude, el abuso y la mala administración de sus finanzas. La educación financiera otorga poder a los consumidores y los convierte en mejores compradores de productos y servicios financieros. De hecho, algunos estudios han demostrado que la educación financiera puede cambiar el comportamiento financiero.1 Muchas organizaciones—del sector público y privado—han desarrollado programas de educación financiera en un esfuerzo por ayudar a los consumidores. La FDIC presentó su propio programa de estudios de educación financiera en 2001. El programa Money Smart de la FDIC fue diseñado específicamente para satisfacer las necesidades de adultos con ingresos bajos y moderados, incluyendo las poblaciones desatendidas y sin experiencia bancaria, para iniciarlos en los conceptos bancarios y financieros y equiparlos con las herramientas necesarias para administrar sus finanzas de manera prudente y segura.

Poblaciones desatendidas y sin experiencia bancaria

En los últimos años se ha puesto de manifiesto que la inadecuada educación financiera básica ha impedido a millones de personas participar en el sistema bancario de EE.UU. y ha reducido el bienestar económico de hogares y comunidades. Los esfuerzos de los encargados de elaborar políticas y de las instituciones financieras por igual han extendido el alcance de nuestros mercados bancarios, lo que dio como resultado un aumento en el porcentaje de hogares con cuentas bancarias en la última década. Sin embargo, aún quedan más de 10 millones de personas en EE.UU. que están excluidos de las corrientes financieras principales y no tienen cuentas bancarias tradicionales de ahorros, de inversión o crédito. Algunas personas se han beneficiado con el nuevo acceso a una amplia gama de productos bancarios, pero no se encuentran preparados para enfrentar las complejidades que caracterizan a los servicios financieros actuales.

La Encuesta de Finanzas de los Consumidores (Survey of Consumer Finances) reveló que el 10 por ciento de las familias de EE.UU. no tiene cuentas para operaciones bancarias y que más del 12 por ciento no tiene cuentas de cheques.2 (Vea el Cuadro 1) Generalmente, estas personas sin experiencia bancaria tienen ingresos bajos, no tienen una vivienda propia, son menores de 35 años, son hispanos o pertenecientes a otros grupos étnicos, no tienen empleo, tienen un nivel de educación secundaria o inferior, y tienen bajos niveles de patrimonio.3

Cuadro 1 Un porcentaje decreciente pero considerable de hogares no tiene ningún tipo de cuenta bancarias de transacciónD

La población sin experiencia bancaria evita las relaciones bancarias tradicionales por diversos motivos. Un importante porcentaje de hogares que no poseen cuentas bancarias afirma que no les agrada tratar con bancos (Vea el Cuadro 2). A menudo están influenciados por una desconfianza cultural hacia los bancos y es posible que les preocupe su privacidad. Algunos sienten que los bancos cobran cargos irrazonables, requieren saldos mínimos imposibles de manejar o brindan servicios bancarios que no satisfacen sus necesidades. Otros están plagados de problemas crediticios o sienten que no disponen de fondos suficientes que justifiquen una cuenta bancaria. Muchos también admiten que la falta de educación es un obstáculo, y más del 10 por ciento de la población sin experiencia bancaria reconoce que no puede administrar una chequera.4

Cuadro 2 	Un creciente número de hogares elige no de cuenta bancarias de transacción porque no les agrada tratar con bancosD

Las personas sin experiencia bancaria utilizan diversos medios e instituciones para sus operaciones financieras. Del mismo modo que los consumidores de la corriente financiera principal, sus operaciones financieras incluyen el pago del alquiler y los servicios públicos, el cobro de cheques y la transferencia de dinero en forma periódica a personas que viven en otros países. Sin embargo, en lugar de utilizar las instituciones financieras principales, estas personas recurren a bancos alternativos ("fringe banks") o a instituciones financieras no bancarias—como centros de pago de cheques, compañías de giro telegráfico, prestamistas contra sueldo y casas de empeño. Muchas personas utilizan estos bancos alternativos porque no conocen otras opciones, especialmente en vecindarios donde existen pocas sucursales bancarias y en familias que nunca tuvieron cuentas bancarias.

Para millones de consumidores, las decisiones financieras pueden verse frustradas por la falta de comprensión de los servicios financieros disponibles. La educación financiera podría ayudar a los consumidores a comprender mejor la amplia gama de servicios disponibles en el ámbito bancario actual, y así poder optar por los servicios más convenientes para su familia.

La revolución de los préstamos para consumidores

Los avances tecnológicos y financieros logrados en la última década han revolucionado las operaciones bancarias de los consumidores. Estos son algunos cambios importantes: desregulación de las tasas de interés, expansión del mercado de tarjetas de crédito con fines generales, mejoras en los modelos de calificaciones crediticias, avances en las estrategias de precios basadas en riesgos y desarrollo de la titularización de préstamos. La revolución de los préstamos para consumidores provocó la democratización del crédito, y ahora los consumidores tienen acceso a nuevos e innovadores productos.5

Es importante apreciar los esfuerzos por incluir a las familias desatendidas y sin experiencia bancaria en el contexto del actual mercado financiero para consumidores. Actualmente se están adaptando productos especializados y métodos de distribución a nuevos subgrupos de población que anteriormente no recibían atención. A través de estos medios, los participantes de la industria de servicios financieros esperan incluir un creciente número de clientes desatendidos y sin experiencia bancaria. Por ejemplo, cada vez más bancos están ofreciendo las Cuentas de Transferencia Electrónica (Electronic Transfer Accounts) de bajo costo del Departamento del Tesoro de EE.UU. para que los destinatarios de pagos del gobierno federal puedan beneficiarse con el depósito directo.6 Los bancos también están participando junto con los empleadores para ofrecer tarjetas para el cobro de salarios que brindan el beneficio del depósito directo y de las tarjetas de débito y no requieren que el consumidor maneje una cuenta de cheques. Los bancos están aumentando los servicios bilingües y la comercialización, ofrecen órdenes de pago a bajo costo o sin costo alguno y servicios de cobro de cheques incluso a personas que no son titulares de cuentas, y han modificado los requisitos de identificación personal para brindar un mejor servicio a los inmigrantes no residentes. Además, las instituciones financieras otorgan préstamos a personas que "suponen un mayor riesgo", a las que en el pasado se les hubiera negado el crédito. Los préstamos con tasas no preferenciales ahora otorgan crédito rutinariamente a personas con un historial crediticio manchado, y los nuevos productos hipotecarios permiten a los tomadores de préstamos comprar viviendas prácticamente sin tener que desembolsar dinero para el pago inicial. Las ofertas de este tipo están aumentando en gran manera la disponibilidad de crédito y extendiendo el alcance de los servicios bancarios tradicionales en general.

Desafíos

Un ámbito financiero innovador y más accesible trae aparejado nuevos desafíos. La expansión del mercado de préstamos con tasas no preferenciales permite a las familias con un historial crediticio manchado, bajos ingresos y poco patrimonio obtener fondos. Sin embargo, extender créditos a los consumidores que suponen un mayor riesgo puede conducir al deterioro de la calidad de los créditos para los consumidores. Actualmente EE.UU. está experimentando un cambio estructural ascendente en lo que respecta a endeudamiento y bancarrota. En 2002, los hogares de EE.UU. agregaron más de $750 mil millones en deudas a sus balances, un aumento de cerca del 10 por ciento con respecto a 2001.7 Además, mientras los hogares aumentan sus deudas, las presentaciones de bancarrota personal están en un nivel récord—durante los 12 meses que terminaron en junio de 2003 alcanzaron una cifra récord de 1.61 millón.8

En un esfuerzo por proteger los intereses de los clientes bancarios, el Congreso y los reguladores de la industria financiera han iniciado una serie de medidas de protección al consumidor.

Medidas de protección al consumidor

Las medidas de protección al consumidor incluyen una guía reguladora y acciones legislativas en relación con la divulgación de información financiera por parte de agencias de presentación de informes de consumidores, claridad en los documentos de préstamos y en las presentaciones de divulgación financiera, prácticas engañosas y desleales, préstamos hipotecarios abusivos, préstamos con tasas no preferenciales y préstamos contra sueldo.

Entre las medidas más importantes relacionadas con la protección al consumidor este año está la reautorización pendiente por parte del Congreso de la Ley de Equidad en Informes de Crédito (Fair Credit Reporting Act, FCRA). La FCRA protege a los consumidores de la divulgación inapropiada e inexacta de información personal por parte de las agencias de presentación de informes de consumidores.9 Actualmente, la FCRA se adelanta a las leyes locales y estatales en diversas áreas relacionadas con el uso y la divulgación de información contenida en los informes de consumidores.10

Los reguladores también exigieron claridad en los documentos de préstamos y en las presentaciones de divulgación financiera a través de reglamentaciones sobre Veracidad en los Préstamos y Veracidad en los Ahorros (Truth in Lending and Truth in Savings). Estas reglamentaciones establecen normas que deben cumplir los prestamistas al divulgar los costos y las tasas de interés que cobrarán en los préstamos o que pagarán en productos de inversión, lo que proporcionará a los consumidores información suficiente para buscar los mejores acuerdos financieros.

Un importante aumento en el volumen de reclamos de consumidores en relación con prácticas de comercialización y cobro ha generado inquietud entre los reguladores por prácticas o acciones engañosas o desleales, como representaciones, omisiones o prácticas que tienden a engañar a los consumidores y provocan perjuicio financiero. En respuesta a esto, la FDIC ha recordado formalmente a las instituciones que están sujetas a las disposiciones de la Ley de la Comisión de Comercio Federal (Federal Trade Commission Act, FTC), que prohíbe las prácticas comerciales engañosas y desleales. Además, la FDIC está preparada para tomar medidas de aplicación de la ley contra instituciones en ejercicio de sus funciones de control regulador en casos en que la mala representación material afecte las elecciones de los consumidores.

También se ha prestado mayor atención en materia de regulación a las cuestiones asociadas con los préstamos con tasas no preferenciales y los préstamos contra sueldo. En 1999 y 2001, las agencias bancarias federales publicaron una guía para atender las inquietudes de supervisión y riesgo asociados con los préstamos con tasas no preferenciales.11

Los préstamos con tasas no preferenciales sirven a los consumidores cuyo historial crediticio no les permite reunir los requisitos para el mercado "preferencial" convencional.12 Estos préstamos tienen una tasa de interés más alta que los préstamos con tasas preferenciales para compensar el mayor riesgo crediticio. Los reguladores reconocen que un programa de préstamos con tasas no preferenciales bien administrado, con capitalización y términos y condiciones de préstamo apropiados, proporciona una importante fuente de crédito para aquellos consumidores que de otro modo no pueden acceder al crédito. No obstante, también reconocen que es posible que un subgrupo de prestamistas con tasas no preferenciales realicen prácticas abusivas que perjudican a los consumidores. Las agencias han advertido a las instituciones financieras que supervisan que durante los exámenes estas prácticas estarán sujetas a críticas en relación a la seguridad, solidez y protección que brindan al consumidor.

El rápido desarrollo de los préstamos contra sueldo—un subgrupo de los préstamos con tasas no preferenciales—y el ingreso de las instituciones financieras en este ámbito ha generado una mayor atención en materia de regulación. Los préstamos contra sueldo son pequeños préstamos en dólares, no asegurados, a corto plazo que se extienden a los consumidores que tienen pocas alternativas, si las hay, de préstamos de menor costo.13 En vista del alto riesgo que suponen los productos de préstamos contra sueldo, la FDIC recientemente publicó pautas que describen las expectativas de la agencia en relación con la administración prudente de riesgos de las actividades de préstamos contra sueldo y protección al consumidor. La guía afirma que los préstamos contra sueldo para consumidores que no tienen la capacidad de saldarlos o que se traducen en renovaciones repetidas y pagos de cargos en un corto período de semanas no ayuda a dar respuesta a las necesidades crediticias. Durante los exámenes de cumplimiento de bancos realizados por la FDIC, los programas de créditos contra sueldo estarán sujetos a escrutinio de acuerdo con diversos estatutos, que incluyen la Ley de Igualdad en la Protección Crediticia (Equal Credit Protection Act), la Ley de Veracidad en los Préstamos (Truth in Lending Acts) y la Ley de Reinversión Comunitaria (Community Reinvestment Act).

No obstante, las medidas reguladoras y legislativas no son las únicas garantías disponibles para los consumidores. Los consumidores deben trabajar para protegerse contra los pocos acreedores que evaden las reglamentaciones.

Cambiante necesidad de educación financiera

Los nuevos clientes que no están familiarizados con los productos y las prácticas bancarias tradicionales son más vulnerables a las tasas de interés o cargos excesivos y a los plazos desfavorables. También es posible que estos consumidores tengan acceso a más crédito que lo que pueden administrar, lo cual puede hacerlos vulnerables a las fluctuaciones de sus finanzas a corto plazo, a medida que aumenta su adeudamiento. Si bien una mayor disponibilidad de crédito es generalmente positiva, el acceso irrestricto al crédito también puede resultar problemático si los consumidores no utilizan esta posibilidad con acierto y prudencia. La educación es esencial para ayudar a las familias a evaluar la gran variedad de servicios que tienen a su disposición en un mercado financiero que cambia aceleradamente.

La educación financiera es cada vez más importante para un sector más amplio de la economía. La innovación continua en las prácticas bancarias ha dado como resultado un sistema bancario que se basa cada vez más en el mercado y que confía plenamente en la información exacta y puntual para operar con eficiencia. Los consumidores instruidos determinan qué servicios deben proporcionar las instituciones financieras y cómo deben hacerlo. Como resultado de esto, los consumidores que no están al tanto de las innovaciones en materia bancaria quedarán cada vez más excluidos a medida que el mercado continúe con las innovaciones. Las instituciones financieras innovadoras que responden a los consumidores instruidos asignarán capital a través de la economía de manera más eficaz.

Iniciativas de educación financiera y el programa Money Smart

A pesar de que los programas de educación financiera, igual que otras iniciativas de políticas educativas, son difíciles de medir en términos de utilidad e impacto duraderos, los estudios realizados han demostrado que los esfuerzos de educación financiera pueden fomentar cambios positivos en el comportamiento financiero. Por ejemplo, un estudio del Federal Reserve Board reveló que el conocimiento financiero puede estar estadísticamente asociado a las prácticas financieras, como la administración de flujo de dinero, la administración de crédito, el ahorro y la inversión.14 Un estudio realizado por Freddie Mac reveló que los compradores de vivienda que recibieron educación estructurada sobre propiedad de vivienda registraron menores índices de morosidad en el pago de los préstamos.15 Cuando la National Endowment for Financial Education evaluó sus programas basados en la educación secundaria, descubrió que la participación en los programas de planificación financiera había mejorado los conocimientos de los estudiantes, su comportamiento y la confianza en las finanzas personales, y que casi la mitad de los participantes comenzó a ahorrar más después de participar en el programa.16

La educación financiera permite a los consumidores tomar decisiones financieras responsables como individuos y como participantes del mercado. Los participantes del mercado instruidos contribuyen a la estabilidad del sistema financiero y al bienestar de la economía nacional. De este modo, las agencias federales reguladoras de bancos—encargadas de mantener la estabilidad en el sistema financiero de la nación—tienen la responsabilidad intrínseca de brindar oportunidades de educación al público.

Iniciativas de educación financiera

Las agencias reguladoras de bancos han iniciado una gran variedad de programas de educación financiera. La Office of Thrift Supervision (Oficina de Supervisión del Ahorro) promueve la educación financiera a través de sus actividades para la comunidad y de asociaciones con diversas organizaciones de educación financiera, y la Office of the Comptroller of the Currency (Oficina del Contralor de la Moneda) alienta la participación bancaria en iniciativas de educación financiera. La National Credit Union Administration (Administración Nacional de Cooperativas de Crédito) ofrece su iniciativa "Access Across America" (Acceso en Toda Norteamérica) bajo la cual NCUA se asocia con departamentos y agencias federales para ayudar a las comunidades con recursos y asistencia técnica para proporcionar servicios financieros, viviendas a precios accesibles y desarrollo económico. NCUA también trabaja con las cooperativas de crédito para brindar oportunidades de autonomía económica y acceso a servicios financieros de bajo costo.

El Federal Reserve System (Sistema de Reserva Federal) recientemente presentó una iniciativa de educación financiera que incluye un anuncio de servicio público realizado por el Presidente de Federal Reserve, Alan Greenspan.17 El anuncio de servicio público conduce a los consumidores al sitio Web de educación financiera personal de Federal Reserve que tiene enlaces a recursos adicionales de educación. El Federal Reserve System también creó un depósito en línea para investigación sobre educación financiera en el sitio Web del Consumer and Economic Development Research and Information Center (CEDRIC) del Chicago Federal Reserve Bank. Además, el Federal Reserve Bank of Dallas ofrece un programa para ayudar a individuos y familias a desarrollar un plan para el desarrollo de patrimonio personal.

La Financial Services Education Coalition—formada por el Departamento del Tesoro—publicó una guía, "Helping People in Your Community Understand Basic Financial Services" (Cómo ayudar a las personas de su comunidad a comprender los servicios financieros básicos), para ayudar a los educadores financieros a enseñar a los consumidores a elegir y utilizar cuentas y servicios financieros.

Otras agencias federales han desarrollado iniciativas de educación financiera, la mayoría de las cuales están destinadas a los niños en edad escolar. Otros programas educativos están orientados a temas específicos, como propiedad de vivienda, inversión y preparación para el retiro.

Programa Money Smart de la FDIC

A fines de 2001, la FDIC presentó su propio programa de educación financiera destinado a los consumidores adultos con ingresos bajos y moderados que ya participan en el mercado. El objetivo del programa Money Smart es ayudar a los adultos a mejorar sus habilidades de administración de dinero, comprender los servicios financieros básicos ofrecidos por la principal corriente financiera y desarrollar su confianza financiera para utilizar los servicios bancarios con efectividad. El programa de estudios Money Smart está formado por diez módulos integrales guiados por instructores que cubren los temas financieros básicos, entre ellos, una introducción a los servicios bancarios e información sobre cómo obtener un crédito y comprar una vivienda. Uno de los beneficios de Money Smart es la flexibilidad del programa de estudios; los diez módulos de aprendizaje se pueden presentar en forma secuencial o los participantes pueden elegir los temas específicos para atender sus necesidades particulares. Esto difiere del enfoque en que un solo formato se adapta a todas las necesidades.

Money Smart está diseñado para ser un curso formal que se ofrece a través de asociaciones entre instituciones financieras y organizaciones comunitarias locales. Este método de distribución fue elegido en un esfuerzo por llegar a los hogares de ingresos bajos y moderados, que han demostrado una preferencia por el aprendizaje en el ámbito comunal.18 Los estudios de investigación sugieren que las organizaciones comunitarias que gozan de respeto y están bien conectadas comprenden mejor las necesidades de la comunidad y pueden comunicarse mejor con los potenciales participantes; de este modo ayudan a disipar parte de la desconfianza cultural hacia las instituciones financieras.19

Hitos importantes del programa Money Smart

Desde la presentación de Money Smart, la FDIC ha suministrado más de 93.000 copias del programa de estudios a más de 26.400 instituciones financieras, organizaciones de fe, organizaciones comunitarias y agencias gubernamentales en ciudades y localidades en todo el país. Aproximadamente un cuarto de las copias del programa de estudios se entregaron a instituciones financieras aseguradas por la FDIC y a cooperativas de crédito. Money Smart se dicta en instituciones de educación superior, iglesias, reservas indígenas y estaciones militares, en clases de asesoría previa al matrimonio, programas Welfare-to-Work (paso del sistema de bienestar social al mundo laboral), cárceles y escuelas.

Hasta la fecha, más de 460 organizaciones de toda la nación—en comunidades rurales y urbanas—se han unido a la Alianza de Money Smart de la FDIC. La FDIC también ha formado asociaciones formales con 22 organizaciones importantes del sector público y privado que pueden ofrecer el programa Money Smarten el ámbito nacional. Las organizaciones representan un amplio espectro de sistemas de distribución del programa de educación financiera -servicios sociales, instituciones financieras, servicios de vivienda, servicios de educación, organizaciones comunitarias, y también organizaciones de fe, gobierno y servicios de empleo. Estas asociaciones son un componente crítico de la estrategia de la FDIC para extender la distribución de educación financiera a más consumidores. Los miembros y los socios de la Alianza de Money Smart facilitan la implementación del programa de educación financiera a través de contribuciones de diversas maneras, que incluyen la promoción, la difusión, la traducción, el financiamiento y la evaluación del programa.

Money Smart está disponible en español, chino y coreano; y pronto estarán disponibles versiones del programa de estudios en vietnamita y versiones interactivas en Internet. Se realizaron más de 70 talleres de capacitación para instructores en todo el país, a los que asistieron más de 2.000 instructores que ahora están calificados para dictar el programa.

La FDIC, con la ayuda de la organización Gallup, realizó una encuesta a más de 9.000 organizaciones para evaluar el programa Money Smart desde el punto de vista de los instructores. Los resultados preliminares de una encuesta a los instructores de Money Smart muestran que el 85 por ciento de los participantes calificaron la calidad general de Money Smart como "muy buena" o "excelente". La encuesta también reveló que más de 13.000 estudiantes de Money Smart iniciaron una relación bancaria como resultado de la participación en el programa. La FDIC planea utilizar los resultados de la evaluación del programa para determinar el modo de mejorarlo y extenderlo en el futuro. Los resultados de la encuesta de Money Smart se analizarán en una próxima edición de FYI.

Conclusión

Dado el valor que ocupa la educación financiera en el mercado actual para los consumidores, sería lógico que se registrara una mayor extensión de las iniciativas de educación financiera en los próximos años. La educación financiera puede ayudar a asegurar el futuro económico de las familias, fortalecer las comunidades y mejorar la integridad de nuestro sistema financiero. Si bien en la actualidad los consumidores tienen a su disposición una mayor oferta de productos y servicios financieros, un importante segmento de la población aún no tiene relación con un banco, y hay hogares que luchan por manejar sus deudas. La educación financiera es un claro remedio para atender estas cuestiones tan importantes.

Si desea más información sobre el programa Money Smart de la FDIC, visite: http://www.fdic.gov/consumers/consumer/moneysmart/index.html.


1 Braunstein, Sandra and Carolyn Welch. "Financial Literacy: An Overview of Practice, Research, and Policy" (Educación Financiera Elemental: Descripción General de Práctica, Investigación y Políticas) Federal Reserve Bulletin. Noviembre de 2002. http://www.federalreserve.gov/pubs/bulletin/2002/1102lead.pdf.

2 Las cuentas para operaciones comerciales incluyen cuentas de cheques, de ahorros y de depósito en el mercado monetario, fondo común de inversiones y cuentas a la vista en corretajes.

3 Aizcorbe, Ana M., Arthur B. Kennickell and Kevin B. Moore. Recent Changes in U.S. Family Finances: Evidence from the 1998 and 2001 Survey of Consumer Finances (Cambios Recientes en las Finanzas de las Familias de EE.UU.: Resultados de la Encuesta 1998 y 2001 sobre Finanzas de los Consumidores), Federal Reserve Board. 2001. http://www.federalreserve.gov/pubs/oss/oss2/2001/bull0103.pdf.

4 Ibid.

5 Consulte Susan Burhouse, "Evaluating the Consumer Lending Revolution" (Evaluación de la Revolución de los Préstamos para Consumidores) FDIC: FYI, 17 de septiembre de 2003. http://www.fdic.gov/bank/analytical/fyi/2003/091703fyi.html.

6 La Ley de Mejora en el Cobro de Deudas (Debt Collection Improvement Act) de 1996 (Ley Pública 104-134) incluye una disposición sobre la transferencia electrónica de fondos (EFT) obligatoria para la mayoría de los pagos del gobierno federal a partir del 1 de enero de 1999. Uno de los propósitos de esta disposición era brindar incentivos para que los consumidores reciban pagos del gobierno federal en forma electrónica a través de depósitos directos y lograr un mayor acceso de estos consumidores a cuentas en instituciones financieras aseguradas por el gobierno federal.

7 Federal Reserve Board Flujo de Fondos (Flow of Funds).

8 Comunicado de prensa, Administrative Office of the U.S. Courts (Oficina Administrativa de la Corte de EE.UU.), 18 de agosto de 2003.

9 Un banco puede ser considerado una agencia de presentación de informes de consumidores si realiza ciertas prácticas de intercambio de información.

10 Las disposiciones sobre derecho preferente de la FCRA caducan el 1 de enero de 2004. Sin embargo, la Cámara de Diputados de EE.UU. ha aprobado un proyecto de ley para extender los derechos preferentes en forma permanente, como lo hizo el Comité de Banca del Senado, y se espera que todo el Senado tome esta medida a la brevedad.

11 Interagency Guidelines on Subprime Lending (Pautas Interinstitucionales para Préstamos con Tasas No Preferenciales), FDIC FIL-20-99, 1 de marzo de 1999. Interagency Expanded Guidance for Subprime Lending Programs (Guía Interinstitucional Extendida para Programas de Préstamos con Tasas No Preferenciales), FDIC FIL-9-2001, 31 de enero de 2001.

12 Los préstamos con tasas no preferenciales a menudo se confunden con prácticas de préstamos abusivas. "Préstamos abusivos" se refiere a los prestamistas que utilizan ciertas tácticas de comercialización, prácticas de cobro o plazos de préstamos que, cuando se combinan, engañan a los consumidores y se aprovechan de ellos. El término no se aplica a los programas de préstamos con tasas no preferenciales administrados en forma responsable.

13 Si desea más información sobre préstamos contra sueldo, consulte Hodson, Michelle, Serena Owens and Steve Fritts, "Payday Lending" (Préstamos contra Sueldo), FDIC: FYI, 29 de enero de 2003. http://www.fdic.gov/bank/analytical/fyi/2003/012903fyi.html.

14 Hilgert, Marianne A. and Jeanne M. Hogarth. "Household Financial Management: The Connection between Knowledge and Behavior" (Administración Financiera del Hogar: La conexión entre el conocimiento y el comportamiento). Federal Reserve Bulletin. Julio de 2003. http://www.federalreserve.gov/pubs/bulletin/2003/0703lead.pdf.

15 Hirad, Abdighani and Peter M. Zorn. A Little Knowledge Is a Good Thing: Empirical Evidence of the Effectiveness of Pre-Purchase Homeownership Counseling (Saber un Poco es Bueno: Evidencia empírica de la efectividad de la asesoría en propiedad de vivienda previa a la compra de una vivienda). Freddie Mac. 22 de mayo de 2001. http://www.freddiemac.com/news/archives2001/empiricalstudy.htm.

16 Boyce, Laurie, Sharon M. Danes, Catherine Huddleston-Casas, Mindy Nakamoto and Amy B. Fisher. "Evaluation of the NEFE High School Financial Planning Program 1997-1998" (Evaluación del Programa de Planificación Financiera en la Educación Secundaria 1997-1998 de NEFE). National Endowment for Financial Education. Octubre de 1998.

17 En el anuncio de servicio público, el presidente Greenspan afirma, "No importa quién sea usted, tomar una decisión informada sobre qué hacer con su dinero lo ayudará a construir un futuro más estable para usted y su familia". http://www.federalreserve.gov/boarddocs/press/other/2003/20030519/default.htm.

18 Hogarth, J.M. and J.A. Swanson. "Using Adult Education Principles in Financial Education for Low-Income Audiences" (Uso de los Principios de la Educación para Adultos en la Educación Financiera para Audiencias con Bajos Ingresos). Bienal de Family Economics and Resource Management, 2, 139–146. 1995.

19 Jacob, Katy, Sharyl Hudson and Malcom Bush. Tools for Survival: An Analysis of Financial Literacy Programs for Lower-Income Families (Herramientas para la Supervivencia: Análisis de los Programas de Educación Financiera Elemental para Familias con Bajos Ingresos). Woodstock Institute. Enero de 2000.
    Toussaint-Comeau, Maude and Sherrie L.W. Rhine. "Delivery of Financial Literacy Programs" (Distribución de Programas de Educación Financiera Elemental). Estudios de Políticas del Federal Reserve Bank of Chicago. Diciembre de 2000.


Acerca del autor

Donna Gambrell es Subdirectora de Cumplimiento y Protección al Consumidor de la División de Supervisión y Protección al Consumidor de la FDIC.

Las analistas de la FDIC que colaboraron en este artículo son: Susan Burhouse, Economista Financiera, División de Seguro e Investigación; Angelisa Harris, Especialista Senior en Programas para la Comunidad, División de Supervisión y Protección al Consumidor; y Lynne Montgomery, Analista Financiera Senior, División Seguro e Investigación.


Envíe sus comentarios sobre este FYIa: Angelisa Harris angharris@fdic.gov

Envíe sus comentarios y preguntas técnicas sobre la serie de boletines FYI a:
fyi@fdic.gov

Todas las consultas de los medios deben estar dirigidas a: David Barr, Oficina de Asuntos Públicos de la FDIC, dbarr@fdic.gov

Acerca de FYI
FYI es un boletín electrónico que resume la información actual sobre las tendencias que están generando cambios en la industria bancaria, y también proporciona enlaces a la amplia variedad de publicaciones y herramientas de datos de la FDIC.

Descargo de responsabilidad
Las opiniones expresadas en FYI pertenecen a los autores y no necesariamente reflejan las posiciones oficiales de la Federal Deposit Insurance Corporation. Una parte de la información utilizada en la elaboración de esta publicación fue obtenida de fuentes públicamente disponibles que se consideran confiables. No obstante, el uso de esta información no constituye la aceptación de su exactitud por parte de la Federal Deposit Insurance Corporation.


Suscríbase | Retire su suscripción | Datos de bancos | FYI Inicio

Última actualización 05.11.03 fyi@fdic.gov