Each depositor insured to at least $250,000 per insured bank



Inicio > Protección al consumidor > Programa para la comunidad > Historias de éxito de Money Smart - Primavera de 2008





FDIC: Historias de éxito de Money Smart - Primavera de 2008

Skip Left Navigation Links
<
0
Pagina de inicio de Money Smart
Money Smart para adultos
Money Smart para jóvenes
Enseñanza con soporte informático
Red de Podcast de Money Smart
Programa de capacitación de instructores
Noticias de Money Smart
Solicite Money Smart
Miembros de la Alianza
Un enfoque en…
Publicaciones y otros recursos
Comunicados de prensa
Contactos
En inglés

Pasar el examen: Historias de éxito y consejos sobre cómo educar a los jóvenes en cuestiones de dinero

Cuando Lorraine Massey, profesora de álgebra en la escuela secundaria de Frayser High School, en Memphis, Tennessee, utiliza el programa de educación financiera Money Smart de la FDIC en su clase de educación en habilidades de la vida cotidiana para el 9º y 10º grado, está haciendo más que enseñar sobre dólares y centavos. Les está enseñando lo importante que puede ser la administración del dinero para las relaciones familiares al agruparlos en "parejas" y pedirles que tomen decisiones difíciles en conjunto sobre temas como pueden ser cómo pagar un gasto importante e inesperado.

"Aprender a resolver el gran número de situaciones financieras familiares que pueden a surgir es un proceso constante" que puede hacer o deshacer relaciones, comentó Massey. Para sus alumnos adolescentes, el mensaje es una verdadera "revelación" y un incentivo añadido para que desarrollen buenas destrezas de administración monetaria.

En la escuela secundaria de McLane High School, en Fresno, California, una asociación entre la FDIC, negocios locales y el distrito escolar de Fresno crearon una sucursal del County Bank dirigida por estudiantes, que abrió en septiembre de 2007. El programa Money Smart de la FDIC se enseña en la escuela, donde un 92% de los estudiantes son de minorías étnicas y más del 90% provienen de familias de ingresos por debajo de la media. Los estudiantes que trabajan a media jornada en la sucursal del banco (a cambio de crédito escolar y becas de estudios) también han empezado a promover la educación financiera entre sus compañeros de escuela.

Y en Massachussets, Pamela Goodwin, una empleada autónoma que ha ofrecido clases de finanzas personales a estudiantes tanto jóvenes como adultos, comentó que al destacar las ideas clave de "páguese usted primero", "vivir por debajo de sus medios" y "comparar antes de comprar" en cuanto a los servicios financieros, ha inspirado a la gente a ahorrar más dinero y a abrir sus primeras cuentas bancarias. Por ejemplo, Goodwin cuenta que un estudiante dejó de gastarse el dinero en "comida rápida" y en otros gastos, y utilizó el dinero para abrir una nueva cuenta de ahorros y realizar depósitos de 5 dólares semanales. Otro estudiante se inscribió en el depósito directo para ingresar su salario de un trabajo a media jornada. "He observado que la gente joven toma las riendas de su dinero en lugar de dejar que su dinero les controle a ellos", comentó.

La FDIC se alegra al ver que maestros de escuelas, banqueros y otros educadores financieros en todo el país están usando el programa de Money Smart para ayudar a la gente joven a desarrollar buenos hábitos pronto y a evitar que tomen malas decisiones (como acumular demasiadas deudas en su tarjeta de crédito) que podrían crear años de problemas financieros. Al introducir el nuevo Money Smart para jóvenes adultos, la FDIC está haciendo aún más para ayudar a moldear la capacidad de los estudiantes con edades entre 12 y 17 años de administrarse el dinero. Por eso encontrará consejos en Noticias de Money Smart enfocados a enseñar a los jóvenes a administrar el dinero:

Cambie sus métodos de enseñanza para atrapar la atención de los estudiantes que aprendan de distintas formas. Según Patricia Greenwell, una especialista en diseño de sistemas de instrucción de la FDIC, existen tres estilos esenciales de enseñanza:

  • Los jóvenes que aprenden mejor viendo cómo se hacen las cosas. Para estos "estudiantes visuales", considere utilizar herramientas visuales, como diapositivas o folletos.
  • Los estudiantes que aprenden mejor oyendo o escuchando las instrucciones. Estos "estudiantes auditivos" se suelen beneficiar del formato de seminarios y de ejercicios que les permiten compartir sus ideas, experiencias e información con los demás.
  • Aquellos que aprenden haciendo. Se benefician de ejercicios manuales y que implican actividades físicas y se aburren con el formato de los seminarios.

Según Luke W. Reynolds, Jefe de la Sección de Extensión del Programa para la Comunidad de la FDIC, "Money Smart incluye los tres estilos de aprendizaje: presentaciones con diapositivas para los estudiantes visuales, un guión del instructor para estudiantes auditivos y actividades para los que aprenden haciendo". Añadió que el nuevo Money Smart para jóvenes adultos incluye ejercicios optativos con soporte informático que serán especialmente útiles para los estudiantes visuales y auditivos. Por ejemplo, los maestros pueden pedirles a sus estudiantes que realicen un ejercicio interactivo en una computadora para aplicar lo que acaban de aprender sobre temas como pueden ser cómo gastar el dinero, o cómo elegir una tarjeta de crédito.

Considere añadir actividades después de la escuela si tiene poco tiempo en la clase. ¿Qué puede hacer para animar a los estudiantes a que se queden después de un día largo en la escuela para aprender sobre la administración del dinero? Joan Lok, Especialista en Programas para la Comunidad de la FDIC, sugiere ofrecer (y promocionar) "gratis - refrescos, galletas caseras y cualquier otro postre favorito de los jóvenes que incluso quieran donar los padres". Lok también recomienda "limitar las presentaciones a una hora, más o menos; es difícil sostener su atención por más tiempo".

Añada ejemplos de la vida real a sus clases. Desde Massachussets, Goodwin comenta que "la clave a la hora de trabajar con gente joven es hacer que las clases sean extremadamente relevantes". Por ejemplo, Iris Valentin, Especialista en Programas para la Comunidad de la FDIC, anima a los educadores a que hablen con los estudiantes sobre publicidad que encuentren en el periódico o en la televisión para enfatizar los mensajes clave sobre cómo ser un consumidor inteligente y cómo entender la diferencia entre sus necesidades y sus deseos. Dice que, "al dejar que los estudiantes enfoquen un anuncio desde el punto de vista del vendedor y del consumidor, aprenden a pensar en la importancia que tiene gastar el dinero de forma inteligente y realizar la mejor compra posible".

Traiga invitados especiales a las clases. A menudo los estudiantes tienen poco poder de concentración. Un modo de mantener el interés de sus estudiantes durante las clases de educación financiera es invitar a expertos de fuera, como empleados de bancos locales, a que hagan una presentación. "Los banqueros a menudo están dispuestos a dar clases de Money Smart como invitados especiales y pueden ofrecer a los estudiantes una visión práctica de cómo usar un banco de modo eficaz y de cómo evitar problemas como el robo de identidad", opina Reynolds. También, dependiendo de cual sea el tema, considere invitar a profesionales que no pertenezcan al campo de los servicios financieros. Goodwin invitó a un experto en cuestiones personales para explicar cómo buscar y preservar un empleo.

Recuerde que los preadolescentes pueden y deben aprender las lecciones básicas sobre cómo ahorrar y administrar el dinero. Phyllis Pratt, Especialista en Programas para la Comunidad de la FDIC, comenta que cuando ha enseñado clases a jóvenes entre las edades de 8 y 12 años, les ha animado a que ahorren dinero en una hucha (hasta que lo puedan depositar en una cuenta de ahorros) y a que ayuden a sus padres comprando ellos mismos algunos de sus materiales escolares más pequeños, como lápices, rotuladores y cuadernos.

"Casi sin darse cuenta, incluso los más pequeños pueden entender y poner en práctica un plan financiero básico, lo que aumentará la posibilidad de que se conviertan en jóvenes adultos concienciados y con destrezas para administrar el dinero", dice Pratt. "Y al contribuir, aunque sea un poco, al bienestar económico de sus familias, solo con ver cómo su dinero crece en una pequeña hucha, la autoestima de estos jóvenes también aumentará".

Para más consejos de la FDIC sobre cómo educar a los jóvenes en cuestiones de dinero, consulte nuestra "Guía de presentación" que forma parte del CD del nuevo Money Smart para jóvenes adultos. Lea también "Relatos sacados de la escuela", nuestra colección de historias de éxito, anécdotas y otros consejos e información para educadores de jóvenes, publicada en la edición de "Invierno de 2005" de Noticias de Money Smart en http://www.fdic.gov/consumers/consumer/moneysmartsp/newsletter/win2005/tales.html.

Lea más historias de éxito de Money Smart (Lea más).




Última actualización 4/23/08 supervision@fdic.gov