Each depositor insured to at least $250,000 per insured bank



Inicio > Protección al consumidor > Programa para la comunidad > Historias de éxito de Money Smart - Otoño de 2007





Historias de éxito de Money Smart - Otoño de 2007

Skip Left Navigation Links
<
0
Pagina de inicio de Money Smart
Money Smart para adultos
Money Smart para jóvenes
Enseñanza con soporte informático
Red de Podcast de Money Smart
Programa de capacitación de instructores
Noticias de Money Smart
Solicite Money Smart
Miembros de la Alianza
Un enfoque en…
Publicaciones y otros recursos
Comunicados de prensa
Contactos
En inglés

Educación financiera en las bibliotecas: Oportunidades de alianzas de éxito

Las bibliotecas no son sólo archivos de libros y artículos de revistas que ayudan a los consumidores a administrar mejor su dinero. También pueden ser socios de los educadores financieros y acercarse a los residentes locales a través de las sucursales y a través de Internet. La FDIC está encantada de que un número cada vez mayor de bibliotecas públicas esté participando activamente en nuestro programa de educación financiera Money Smart, incluyendo el dictado de clases, la provisión de material educativo, la posibilidad de que los bancos locales y las organizaciones sin fines de lucro tengan un espacio para llevar a cabo sus propias sesiones, y haciendo posible que el plan de estudios esté disponible para el aprendizaje por computadora.

Un ejemplo de esto es la biblioteca pública Lodi en Central Valley, California, que este año auspicia una serie de 10 talleres sobre diversos temas de educación financiera dictados por voluntarios capacitados que se rigen principalmente por el plan de estudios Money Smart de la FDIC. Stephanie Allen, Coordinadora de servicios literarios de los programas para adultos que ofrece la biblioteca, contó que un ejemplo de algunos de los éxitos obtenidos en las clases incluye una participante regular que comenzó a pagar más dinero de su hipoteca para reducir los gastos de interés y, por primera vez, comenzó a ocuparse de administrar los aspectos financieros de su pequeña empresa. Otro participante anunció a sus compañeros de clase que ahora comprende los términos y condiciones de su tarjeta de crédito y, en consecuencia, se dio cuenta de que estaba pagando costos innecesarios. "Después de asistir a la clase", dice Allen, "decidió saldar el pago de su tarjeta de crédito y cerrar la cuenta".

La biblioteca pública de Chelsea, MA, no ha auspiciado clases, pero ha tomado otros enfoques para poner el material a disposición del público. Según comentó Luis Prado, Director de Servicios Humanos y de Salud de la ciudad de Chelsea, la biblioteca pública ha agregado un vínculo en su sitio Web al plan de estudios de Money Smart con soporte informático para el aprendizaje en línea. La biblioteca de Chelsea y la biblioteca pública de Roanoke en Virginia también tienen copias de los CD educativos de la FDIC en inglés y en otros idiomas que los visitantes pueden solicitar. Tommy Waters, Director Adjunto de la biblioteca de Roanoke, agregó que muchas personas han preguntado por el plan de estudios, y que el personal ha reclutado socios de instituciones financieras locales para comenzar a dictar clases de Money Smart en la biblioteca.

Beneficios potenciales para los educadores financieros
El personal de la FDIC señala diversas razones por las cuales los bancos, las organizaciones sin fines de lucro y otros educadores financieros deben considerar el trabajo en conjunto con las bibliotecas locales para ofrecer clases o talleres. Según las circunstancias, estos beneficios pueden incluir:

  • El uso de salas de reunión y otros espacios. Las bibliotecas a menudo permiten que las organizaciones externas que ofrecen servicios educativos utilicen el espacio de la biblioteca sin cargo o lo alquilen a un costo razonable.
  • Ubicaciones familiares y fácil acceso a distintas audiencias. "Generalmente las bibliotecas están ubicadas en forma conveniente en vecindarios con distintos niveles de ingresos", expresa Luke W. Reynolds, Especialista en Programas para la Comunidad de la FDIC.
  • Los empleados de la biblioteca o los voluntarios pueden ofrecerse para dictar sesiones o brindar ayuda. Sabemos, por ejemplo, que el personal de las bibliotecas o los voluntarios han dictado clases de Money Smart en español en bibliotecas públicas del Condado de Riverside, CA, aproximadamente 50 millas al sur de Los Angeles, y en Roanoke. Otro ejemplo original: el personal de la biblioteca pública de Dallas, Texas, no sólo han dictado clases de Money Smart a consumidores, sino también dieron clases anuales de capacitación para instructores conjuntamente con la FDIC para el personal de la biblioteca y para aspirantes a educadores. "El personal de la biblioteca de Dallas continúa dictando estas clases junto con los voluntarios de la comunidad", contó el Funcionario de Programas para la Comunidad de la FDIC, Eloy Villafranca. "El compromiso de esta biblioteca con la educación financiera es un modelo excelente para ser imitado por otros".
  • Oportunidades de publicidad gratuita o a bajo costo para las sesiones educativas y para las organizaciones que las ofrecen. Las bibliotecas pueden acceder a hacer publicidad en las sucursales, en circulares o en sitios Web. Los periódicos locales y otros medios de comunicación también pueden hacer publicidad por adelantado o publicar una historia después del evento. Waters contó que la biblioteca de Roanoke obtuvo publicidad gratis para una clase de Money Smart en la estación de televisión de acceso público de la ciudad, y publicó anuncios sobre clases futuras en periódicos y estaciones de radio locales. Los funcionarios de la FDIC agregaron que este tipo de publicidad, y también la impresión que dejan los eventos educativos que se promocionan, pueden beneficiar tanto a las instituciones financieras como a las bibliotecas.
  • Impresión positiva duradera de los integrantes del personal de la biblioteca que tratan con el público. "Los consumidores y las organizaciones a menudo recurren a los bibliotecarios cuando necesitan ayuda para navegar por toda la información que tienen a su disposición", expresó Reynolds de la FDIC. "Los bibliotecarios que tienen conocimiento sobre nuestro plan de estudios Money Smart recomiendan la FDIC a las personas como un recurso en distintas áreas", incluidas las publicaciones para consumidores del sitio Web de la agencia en www.fdic.gov. Otro ejemplo, el personal de la biblioteca de Chelsea, que "ha alentado a las organizaciones de servicios comunitarios locales, incluidas las agencias de vivienda, a desarrollar sus propios programas educativos utilizando el plan de estudios de la FDIC", comentó el funcionario local Prado.

Lecciones que nos enseñan las bibliotecas
¿De qué manera un educador financiero puede sacar el máximo provecho de una alianza con una biblioteca? A continuación le presentamos algunos consejos y lecciones aprendidas tras debates con el personal de la FDIC y con bibliotecarios y educadores externos:

  • Piense en una serie de programas individuales en lugar de un solo "curso" extenso. Estas son algunas razones: Los talleres individuales pueden ser del agrado de las personas que no tienen tiempo para participar en más de un evento, las personas que sólo están interesadas en ciertos temas, o las que han perdido una clase y temen sentirse "perdidas". Paulina Moreno, Coordinadora de Extensión del Sistema de Bibliotecas del Condado de Riverside, comentaba lo siguiente sobre una de sus sesiones de Money Smart: "La mayoría de las personas quería entrar, aprender lo necesario para solucionar sus problemas e irse. Los participantes parecían no querer venir a la biblioteca una vez por semana durante 10 semanas". Reynolds de la FDIC planteó otra razón para las sesiones individuales. "Muchos educadores cuentan que las clases de educación financiera a menudo son mejor recibidas si el título y el tema se centran en una necesidad específica en lugar de tener un título más genérico y, posiblemente, poco atractivo como clase de 'alfabetización financiera' o de 'educación financiera'. Y con el formato de 10 módulos de Money Smart, los educadores financieros tienen segmentos preparados a partir de los cuales pueden desarrollar programas individuales.
  • Evite el exceso de información. "Yo elijo el material que voy a incluir en cada taller porque las limitaciones de tiempo nos impiden cubrir todo", comentó el bibliotecario Allen de Lodi.
  • Analice las opciones de educación con soporte informático. Las bibliotecas pueden hacer más que ofrecer copias impresas del material educativo. Como comentamos antes, las bibliotecas están poniendo a disposición del público Money Smart en línea y en CD. El CD viene en dos versiones, una para uso de los instructores en el aula y la otra para los alumnos que desean aprender por su cuenta a su propio ritmo. Una biblioteca también puede crear un vínculo en su sitio Web a una gran cantidad de información para el consumidor sobre agencias gubernamentales u organizaciones sin fines de lucro, no sólo texto educativo relacionado con un programa particular que se ofrece a través de la biblioteca.
  • Piense en las alianzas creativas como una manera de aumentar la publicidad y la participación. Moreno, de la biblioteca de Riverside, sugirió que las bibliotecas y los educadores financieros "deben colaborar con distintos grupos comunitarios y con los periódicos – organizaciones respetadas por la comunidad, para que las personas se sientan a gusto y tengan menos temor de participar".

Invitamos a los educadores financieros y a los bibliotecarios que estén interesados en analizar su participación en el programa Money Smart o en otros esfuerzos educativos de la FDIC que se comuniquen con el Funcionario de Programas para la Comunidad de su región.

Vea más historias de éxito de Money Smart (Lea más.)




Última actualización 10/05/2007 supervision@fdic.gov